Ligar en la playa. Principales aciertos y errores

Llega el verano y con él sube la temperatura. La playa se convierte en espacio de relax, esparcimiento, y los meses estivales terreno marcado en rojo en el calendario para quienes buscan una aventura. ¿Quién imagina la vida sin los amores de verano?

La playa es una respuesta espontánea bastante usual cuando se pregunta a la gente dónde imaginan una cita perfecta. También en la playa puede ser un buen sitio para ligar, pues reúne una serie de factores interesantes para el éxito.

Lo más importante es mantener la actitud adecuada. Gran parte de tus oportunidades residen en cómo hagas y digas las cosas, y no tanto en lo que digas. En la playa todos estamos más expuestos, desnudos ante la otra persona. Esto puede tener un efecto positivos, elimina trabas y en cierta manera quema etapas. Pero sí la otra persona es insegura es más posible que se sienta incomoda.

Aunque la playa es para muchos sinónimo de ligar, hay que tener en cuenta que tiene un gran inconveniente. Muchas personas, al sentirse más expuestas, pueden sentirse más fácilmente intimidadas. Es también un lugar al que mucha gente solo busca ir para relajarse y desconectar, y no tener contacto con nadie.

A la playa, como un pincel
Aunque la playa favorece acudir con poca ropa, algo clave es no descuidar tu indumentaria. Nada de camisetas XXL y descuidadas que algún que otro día, o tal vez ese mismo, hayas utilizado para dormir. Error.

Para los hombres recuerda que, salvo que lo que busques sea una tronista, las mujeres suelen recelar del universal concepto del «chulo playa», y de la estética que lo rodea. Los famosos bañadores de slip deben quedar desterrados de tu armario.

En el caso de las chicas, son más tendentes a tomar una actitud distante, a «hacerse la dura», pero en la playa esto tiende a diluirse. Son pocos días los que estaremos aquí. ¿Quién sabe si volveremos a vernos? Disfrutemos.

Aunque pueda parecerte sorprendente, sobre este tema también existen estudios. La web de citas Meetic publicó una encuesta a más de 1.500 mujeres que sirven para elaborar un decálogo de lo que ellas más detestan de los típicos «ligones de playa».

A continuación el decálogo de las situaciones más embarazosas de un hombre ligando en la playa y que provocan en la mujer la sensación de vergüenza ajena. El slip ajustado aparece como el principal error de un hombre en la playa. Casi la mitad de las entrevistadas consideraban que no dejaba nada a la imaginación. Más que sexy puede resultar embarazoso.

1. Que lleve un slip demasiado pequeño, marcando todos sus “encantos”.

2. Que haya bebido más de la cuenta.

3. Que me guiñe el ojo o me lance besos al aire.

4. Que sea demasiado obvio, pidiendo información antes de tiempo mientras no deja de mirarme el escote.

5. Que trate de emborracharme, invitándome a cócteles.

6. Que sea demasiado agresivo, acercándose demasiado.

7. Que baile horrorosamente mal.

8. Que se haga el interesante, tratando de impresionar y halagarme con elogios sin imaginación.

9. Que envíe a su amigo para comunicarse a través de ellos.

10. Que tome el rol del «buen chico».

En grupo o en solitario
Por el contrario, también existen algunos patrones que pueden darte mejor resultado. Una de las más habituales es ligar jugando, proponiéndole algún tipo de entretenimiento colectivo a un grupo de chicos o chicas. Esto serviría como primera toma de contacto y pasar después a tomar algo.

El ejemplo anterior constituye una estrategia para poder ligar en grupo. Pero si acudes en solitario, en esa teórica debilidad puedes encontrar alguna posibilidad. La más común es la de pedir que vigilen tus cosas mientras vas a darte un baño. Es el primer paso y una manera para romper el hielo.

Lo bueno de la playa es que puede potenciar a aquellos que tengan en la conversación su mejor arma de seducción, algo que se diluye en otros ambientes como las discotecas. Es mucho más habitual poder entablar algún plan distendido.

Claves
1- Respeta el espacio: más si cabe en un ambiente en el que todas las fronteras se diluyen. La gente lleva poca ropa y un exceso de confianza puede generar situaciones incómodas. No intimides.

2- Ni brusco ni diva: utiliza el sentido del humor, ve con convicción y deja ver tu interés pero sin ser explícito en un principio. Las mujeres odian la brusquedad, y los hombres recelan de las divas.

3-Naturalidad: tanto si te interesa como si no, trata de ser lo más natural posible. Esto no es la televisión. Ni divas, ni chulos de playa.

4-Cuídate: el look gorra de la bebida espirituosa de turno o la camiseta dos tallas grandes no son un atuendo adecuado para ir a la playa. Cuídate. Hay que ir coquetos pero naturales.